La Alianza Evangélica Alemana fomenta la vacunación pero se opone a que sea obligatoria

La “libertad” y la “unidad” son los dos temas principales por los que la Alianza Evangélica Alemana (AEA) ha hecho campaña desde su fundación, expresó el organismo evangélico en una declaración reciente sobre las vacunas contra el covid-19. Cómo aunar ambas, y que puedan coexistir en estos tiempos de pandemia, es un problema con el que muchas iglesias están luchando.

La AEA expresa que “una persona es cristiana por su relación con Jesucristo, no por su estado de vacunación”. En otras palabras, se oponen “claramente a que el tema de la vacunación sea una cuestión de fe”. Por el contrario, lo que se necesita es “sobriedad espiritual”, especialmente cuando la pandemia se aborda en los debates teológicos sobre el fin de los tiempos”.

Se requieren “expertos médicos, sentido común y la consideración personal de cada individuo” cuando las personas deciden si vacunarse o no, continúa la AEA.

El organismo que representa a los cristianos evangélicos en Alemania fomenta la “vacunación voluntaria”, pero se opone a “la difamación general de las personas no vacunadas como ‘impulsores de la pandemia’ o ‘teóricos de la conspiración’” porque “las razones para no vacunarse son múltiples y la decisión a favor o en contra de la vacunación radica en la libertad del individuo. Las personas no vacunadas no deben ser excluidas de manera general de la vida pública y eclesiástica”.

Dicho esto, la AEA agrega que “cada uno debe asumir la responsabilidad de sus decisiones y acciones. Toda decisión tiene consecuencias que también hay que asumir personalmente. Cualquier persona vacunada debe tener en cuenta los posibles efectos secundarios. Quienes decidan no vacunarse deben estar preparados para pruebas adicionales u otras reglamentaciones que les compliquen el día a día”.

“Tampoco los efectos negativos de una decisión personal deben transmitirse automáticamente al público en general, ni el público en general debe estigmatizar o excluir a un individuo de la vida social sobre la base de una decisión personal legítima”, argumenta el comunicado.

Lo que la Alianza Evangélica “condena enérgicamente” es el “mal uso del debate sobre la vacunación” para cuestionar el Estado de derecho y las instituciones. Se insta a los cristianos a “no instrumentalizar la fe” para otros intereses. “Nos oponemos a la difamación de nuestra democracia y estamos en contra de los radicales violentos”, dice la Alianza Evangélica Alemana, porque “no se corresponden a la naturaleza de Cristo”.

Los cristianos deben participar activamente en las decisiones sociopolíticas contando con soportar las “diferencias de opinión. Estos no son un obstáculo para nuestra unidad en Cristo”.

Tres de cada cuatro están vacunados

En Alemania, el 72 % de la población adulta estaba completamente vacunada contra el Covid-19 en enero de 2022, y cuatro de cada diez habían recibido una inyección de refuerzo.

Líderes evangélicos de distintos países (ItaliaAustria o Suiza) también han dicho que las implicaciones éticas y de salud de las vacunas son un tema de discusión en sus iglesias, lo que podría conducir a la desunión entre los miembros de algunas congregaciones.